Páginas vistas en total

sábado, 7 de noviembre de 2015

EL DOLOR DE MARÍA EN ESPAÑA. NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES DE LA VERA CRUZ


Imagen.- Nuestra Señora de los Dolores de la Vera Cruz.
Autor.- Felipe del Corral.
Fecha.- 1.710 - 1.714
Técnica.- Madera Policromada.
Lugar de Culto.- Ermita de la Santa Vera Cruz de Salamanca

   Tradicionalmente, la Semana Santa comienza el Viernes, anterior al Domingo de Ramos, ese día los ojos de los cristianos, a través de sus cofradías, se dirigen hacía la Madre, hacía María en su Doloor. Entienden que no se puede comenzar o vivir esos días sin aferrarse a la mano de Ella. De esa devoción mariana surgen en España Cofradías, cuya titular es María en su Dolor, y los templos del país se llenan de imágenes de María en su Dolor.  Hay dos escuelas difentes e importantes en el Barroco español: la escuela andaluza, donde el dolor de María se dulcifica y la Castellana donde el dolor de la Virgen se magnífica, llegando a extremos, podríamos afirmar casí teatrales. 

     En el año 1.240 se funda en la ciudad de Salamanca, la universitaria, a orillas del río Tormes una Cofradía Penitencial, que tendrá como titular una reliquia de la Cruz donde murió Nuestro Señor, "Vera Cruz". Que será reorganizada en el año 1.506, en la actual Ilustre Cofradía de la Santa Vera Cruz, que se fusionará en 1.525 con la de la Purísima Concepción de María, siendo una de las Cofradías más antiguas de la ciudad Charra. En el año 1.615 se organizan en esta ciudad castellana dos actos procesionales, que van a tener como alma mater a esta Cofradía Penitencial de la Vera Cruz: el Acto del descendimiento y la Procesión del Santo Entierro. Cuyo IV Centenario se ha podido celebrar en este año. Es en esta época cuando la Cofradía obtiene un decreto del Rey Felipe II que otorgaba a la Vera Cruz de Salamanca, la exclusividad de organizar desfiles penitenciales en las calles de la ciudad del Tormes. Decreto que fue confirmaro por Felipe III y Felipe V. 


        Este privilegio real, hizo que la Hermandad de la Vera Cruz de Salamanca decidiera enriquecere su patrimonio artístico con la ejecución de nuevas tallas para sus desfiles procesionales. Una de esas tallas es la imagen que hoy ocupa esta entrada. Nuestra Señora de los Dolores, la Santísima Virgen de los Dolores, o la Dolosa de la Vera Cruz, como la conoce el pueblo de Salamanca. A lo largo de la historia la imagen recibio otro nombre: Nuestra Señora de las Angustias, con el que era conocida, junto con el de los Dolores hasta el siglo XIX.

        Ejecutada por Felipe del Corral, por encargo de José Calvo Tragacete y su esposa Francisco Mercadillo a comienzos del siglo XVII, entre los años 1.710 - 1.714. A pesar de estar concluída en los primero años de ese siglo, no es hasta el año 1.754, cuando la ciudad puede admirar en sus callas la Talla de la Dolorosa, siendo este año, cuando se incorpora a la Procesión del Santo Entierro, escuchando la hermandad la petición de Antonio Calvo Tragocete, nieto del matrimonio que encargo la talla.

          Es una talla, de bulto redondo, para cuya ejecución Felipe Corral se inspiro en la imagen de la Virgen de las Angustias de Valladolid, y que marca un modelo iconográfico de dolorosa en Castilla y León, repitiendose este modelo en numerosas ocasiones. Según afirman algunos estudiosos el escultor se inspiro por una estampa o grabado de Roelas que alguien puso en sus manos, otros afirman que este pudo ver en persona la imagen en la ciudad de Valladolid.

           La imagen fue escúlpida en la ciudad de Madrid, donde tenía su taller Felipe Corral, una vez concluída, según la tradicción fue trasladada en solemne procesión desde la Capital del Reino a la Capital del Tormes, deteniéndose en cada pueblo por donde pasaba, esperando la conclusión del Retablo donde iba a ser colocada para su culto. Al llegar a la ciudad de Salamanca, provoco en el Obispo de la misma cierto escándalo al tener un pie desnudo, pie que mando cortar, por considerarlo impúdico para una imagen de la Virgen María. Abala esta teoría o leyenda charra, la diferencia de textura y policromía que cubre los pies de la Madre. En el año 2.000 la imagen fue restaurada y se recomienda a la Hermandad de la Vera Cruz que sean retiradas del pecho de la Virgen las siete espadas que simbolizaban sus siete dolores.


     La imagen representa a la Santísima Virgen María, por el profundo color que atenaza su pecho, por la muerte de su Hijo único, Jesúcristo. La mirada elevada en el cielo, buscando en él el consuelo que en la tierra no encuentra ante esta muerte; la cabeza inclinada hacía el lado izquierdo. Para dar mayor dramatismo al rostro de la Madre, abre su boca, en un grito contenido, con un rictus o gesto de profunda desolación, mientras eleva la cabeza hacía el cielo; coloca ojos de cristal y lágrimas del mismo material, que recorren las mejillas de la Virgen María. La mano derecha sobre el pecho, intentando contener todo el dolor de la Madre, colocando, tradicionalmente la Hermandad entre estos siete grandes puñales, que nos recuerdan, no sólo la profecía del Anciano Simeón, sino los siete Dolores que traspasaron de dolor el corazón de la Virgen María, para no dañar la imagen como he apuntado en esta misma entrada, se decidio que las espadas no estuvieran directamente desde el año 2.000 sobre la talla, sino que se coloca un armazon y en ella las espadas. La otra mano caída, buscando el apoyo de alguna piedra del Calvario. María aparece delante de la Cruz, vacía, Jesús ha sido descendido, quedando sobre la Cruz, como recuerdo el sudario usado para descenderlo. Sin duda es una de las imágenes de María con más devoción de la ciudad del Tormes durante la Semana Santa. 


      En la actualidad desfila cada año en la tarde noche del Viernes de Dolores, esta procesión se recupera en la ciudad de Salamanca el año 2.004, y con ella se pone punto final a la novena que en su honor se celebra en la Capilla de la Vera Cruz, siendo la imagen que inaugura la semana santa Charra cada año. Cerrando el Cortejo de la Procesión del Santo Entierro, en la que participa, como hemos apuntado en esta entrada desde el año 1.754.

       La Virgen de los Dolores desfila en un paso llevado a hombros por 32 hermanos de la Cofradía. Paso que fue donado a la Hermandad en el año 1.922 por Doña Gonzala Santana, camarera en aquella época de esta imagen mariana, y que fue realizado en la Escuela salesiana de Sarriá. Con angelotes y cártelas que nos recuerdan distintos motivos o simbolos del Dolor de la Santísima Virgen María y los atributos de la pasión. Siendo iluminada por cuatro candelabros de guardabrisa en plata. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario