Páginas vistas en total

martes, 27 de octubre de 2015

EL DOLOR DE MARÍA EN ESPAÑA. NUESTRA SEÑORA DEL ROCIO, LA NOVIA DE MALAGA


Imagen.- Nuestra Señora del Rocío.
Autor.- Pio Mollar Franch
Fecha de Realización.- 1.935
Técnica.- Madera Policromada.
Lugar de Culto.- Iglesia de San Lázaro de la ciudad de Málaga (España)

      Cada martes santo, la ciudad de Malaga tiene una cita, que espera con jubilo, a pesar de ser Semana Santa, con una imagen de María, la Virgen del Rocio, que en medio de la tarde, en la noche malagaña aparece en su trono completamente vestida de blanco, como una novia que se dirijera al altar. La ciudad la llama su Novia y ella en esa tarde - noche, despacio, muy despacio va caminando por sus calles dejando a la ciudad una eseperanza, que ya, a pesar de ser Martes Santo, lo imprengna todo: tras el Viernes siempre está el Domingo de Pascua, cuando todo empieza, cuando termina.

     En el año 1.706, en la ciudad de Malaga, un grupo de fieles devotos del Señor camino del Calvario, funda una cofradía. Cofradía que va a llevar el nombre de Hermandad de los Pasos de Jesús. En 1.711 se aprueban las primeras constituciones de esta Hermandad. Es en los años veinte del siglo XX, cuando la Cofradía pone como titular suyo la Advoación de Nuestra Señora del Rocío, tan querida en Andalucia, por la imagen que se venera, de gloria, con esta misma advocación en la Aldea que lleva su nombre. El 11 de noviembre de 1.928 se bendice una imagen de María Dolorosa, donada por Doña María Lorente, que va a recibir el título de Nuestra Señora del Rocío. Siendo la primera imagen mariana titular con este nombre de esta Cofradía, pero que nunca salio a la calle. Por divergencias entre los donantes y la hermandad, por lo que está se vio obligada a encargar una nueva talla, que presidiera su estación penitencial, talla que fue encargada a Pio Mollar Franch, que es bendecida el 8 de marzo de 1.931. 

Primitiva imagen de Nuestra Señora del Rocio

       Aquel martes santo de 1.931 la Virgen recorre las calles de Malaga. Como ahora, iba vestida, totalmente de blanco, los malagueños, por su atuendo, comienza a llamarla, cariñosamente, la Novia de Málaga, nombre con el que ha llegado hasta nuestro días. Pero el 12 de mayo de 1.931, lamentablemente, algunos sectores del pueblo de Málaga, viendo la Iglesia como su enemigo, prendieron fuego la Iglesia de San Lázaro donde se veneraba, siendo destruída esta imagen de Nuestra Señora del Rocío. La Cofradía decide encargar una nueva imagen al mismo imaginero, que, ante la situación política del País, y por miedo a un nuevo atentado contra esta, decide la Hermandad que permanezca en el hogar de la familia León Cabello. 

        El 18 de julio de 1.936, estalla la Guerra Civil Española. En uno y otro bando se persiguen a los contrarios. La Familia León Cabello, temen que esta imagen mariana vuelva a ser destruída, y temen por su propia seguridad, pidiendo a la Hermandad que la Virgen del Rocío sea trasladada a un lugar más seguro. La imagen es guardada en una alacena en un piso de la Calle Puerto. Donde permanecerá oculta hasta que la ciudad sea tomada por las tropas franquistas en 1.937. En la semana santa de ese año es expuesta, por primera vez al pueblo malagueño, que no puede rendir culto a María, por no estar aún bendecida. Siendo bendecida el Domingo de Ramos, del año siguiete: 10 de abril de 1.938. El día 12 de septiembre de 2.015 es coronada canonicamente en la Santa Iglesia Catedral de Malaga esta imagen mariana.

       María, en esta imagen de Nuestra Señora del Rocío de Málaga, es una imagen del Dolor de María, una Dolorosa, aunque como veremos más podríamos afirmas que es una imagen de gloria que Dolorosa. Se venera en el altar Mayor de la Iglesia de San Lázaro. Teniendo tallado todo su cuerpo. La cabeza inclinada ligeramente hacía el lado izquierdo. Los labios entreabiertos, sin mostrar en su boca un gesto de dolor, más bien a punto de esbozar una pequeña sonrisa. Ojos, al igual que la boca, entreabierta, caídos, nostálgicos, consiguiento en ellos transmitir el autor el dolor que debería representar una Dolorosa. Su mirada es profunda. En su rostro no aparecen lásgrimas de cristal, como suelen aparecer en todas las imagenes de Dolor de la Santísima Virgen María. Las manos abiertas, aceptando el inmenso dolor de la muerte del Hijo. A la vez que ofrece la calidez de su abrazo a los que a ella acuden con sus penas. Llama la atención que en su pecho, como ocurre en las Dolorosas, especialmente en las Andaluzas, no aparezca la espada, símbolo del dolor profetizado por el Anciano Simeón en la Presentación del Niño en el Templo: "Una espada atravesará tu alma". 

         Caracteriza a la imagen el color blanco de sus vestidos, que durante todo el año, la diferencia del resto de las dolorosas de esta ciudad andaluza. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario