Páginas vistas en total

jueves, 21 de mayo de 2015

LA ANUNCIACIÓN


Imagen.- La Anunciación.
Autor.- El Veronés.
Fecha.- Hacía 1.580
Técnica.- Óleo sobre lienzo.
Lugar.- Museu National d´Art de Catalunya, cedido por 
la Colección Thyssen Bornemisza a quien pertenece.


      El Verones es el pintor veneciano de lso grandes escenarios. las grandes composiciones y los grandes personajes en sus obras. En este cuadro nos encontramos ante una habitación que se abre a un gran monumento, con grandes columnas y un gran arco, que entra en contraposición con la humildad de la sala donde encontramos a la Virgen María. 

       La escena representa a la Virgen reclinada sobre un pupitre, donde permanece abierto un libro que estaría leyendo María y cuya lectura a interrumpido el ángel con su presencia. La imagen nos traslada al momento en el que según Lucas el ángel deja a la joven Nazarena, tras dar ella el consentimiento a la realización de lo que Aquel le ha anunciado de parte de Dios. Es decir nos encontramos en el momento de la Concepción. María ha pronunciado su Fiat, y el Espíritu Santo, representado en forma de paloma, como es descrito por los Evangelistas en la escena del Bautismo de Jesús en el Jordan, envía un rayo de luz que arte la escena introduciendose en el corazón de María, que gira forzadamente su cuerpo hacía el lugar donde se encuentran el Ángel y la Paloma del Espíritu Santo. 

      El ángel se eleva al cielo, en una muy humilde nube transparente, dando movimiento el autor a este ser alado con el movimiento de sus manos, pies y con la túnica. En un rincón no sólo ha quedado olvidado sobre el reclinatorio el libro que María leía, sino tambien sobre una silla la cesta con la costura, que probablemente María ha dejado olvidado. 

        Pero el cuadro tiene, también, un gran simbolismo, nos encontramos con el ramo de flores que el ángel trae en su mano derecha, que simboliza la Pureza de la Virgen de Nazaret, un perrito recostado a los pies de la Virgen, que simboliza la fidelidad que María ha dado al Padre Dios, los brazos cruzados sobre el pecho, nos recuerdan la humildad de esta joven nazarena, Un pavo real posado en la columna sobre la que se encuentra el reclinatorio de María, nos recuerda la Resurrección de Jesús, el renacimiento a una nueva vida que se está gestando ya en el corazón de esta joven nazarena. 

         El cuadro fue una de las primera adquicisiones del Baron Hans Thyssen - Bornemisza, formando por primera vez parte de una exposición de esta colección en el año 1.930 en la exposición organizada en la Neue Pinakothek de Múnich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario