Páginas vistas en total

jueves, 16 de abril de 2015

SANTO ROSARIO CON SAN JUAN XXIII. PRIMER MISTERIO GLORIOSO: LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR


  Es el misterio de la muerte dominada y vencida; desde la muerte a los esplendores de la victoria y de la gloria. Nos enseña el más grande triunfo de Cristo; y a la vez contiene la seguridad del triunfo de la Santa Iglesia Católica más allá de las adversidades y de las persecuciones de la historia del pasado y las del futuro. Cristo vence, reina, impera. Viene bien recordar que la primera aparición de Cristo resucitado fue para las piadosas mujeres que estuvieron muy cerca de él en su vida y en sus sufrimientos hasta el Calvario.

    En estos esplendores del misterio la mirada de nuestra fe contempla, unidas a Jesús Resucitado, a las almas más queridas, aquellas con quien hemos gozado de familiaridad y compartido las penas. ¡Cómo se aviva a la luz de la resurrección de Jesús el recuerdo de nuestros muertos! Estos son recordados y bendecidos en el sacrificio del Señor crucificado y resucitado, participan aún de nuestra vida mejor, que es la oración y es Jesús.

       Por algo la liturgia oriental concluye el rito fúnebre con el aleluya para todos los muertos. Para ellos invocamos la luz de los eternos tabernáculos, mientras el pensamiento vuela también a la resurrección que espera a nuestros mortales despojos: et exspecto resurrectionem mortuorum. Esperar y confiar en la suavísima promesa de que la resurrección de Jesús es prenda segura, esto es pregustar el cielo.

Texto.- San Juan XXIII. Pequeño ensayo de devotos pensamientos de los misterios del 
Rosario como complemento a la Carta Apostólica "Il Religioso Convegno".
Roma 1.961
Imagen.- La Resurrección.
Autor.- Tiziano.
Fecha.- 1.542 - 1.544
Técnica.- Oleo sobre lienzo.

Lugar donde se encuentra.- Palacio Ducal de Urbino. Urbino. Italia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario