Páginas vistas en total

martes, 3 de marzo de 2015

LA SAGRADA FAMILIA


Obra.- La Sagrada Familia. 
Autor.- Claudio Coello 
Técnica.- Óleo sobre lienzo 
Lugar de culto.- Museo de las Bellas Artes de Budapest (Hugría) 

      Claudio Coello es uno de los principales representantes de la escuela barroca madrileña. En sus obras podemos apreciar un importante uso de la gama cromática, aprendida durante su estancia en Italia, donde tuvo contacto con la escuela veneciana. Nombrado pintor de la Corte durante el Reinado de Carlos II, del que nos deja abundantes retratos.

       El autor representa a la Sagrada Familia de Nazaret en una escena cotidiana, un paseo de los padres junto a Jesús por los alrededores de su pueblo. La cotidianidad de pronto se rompe al aparecer, tan sólo el niño se da cuenta, el Padre Dios en el cielo, con todo su gloria y poder, enviando el Espíritu Santo en forma de paloma sobre el pequeño infante. Esta obra de Coello es conocida por muchos autores como La Trinidad de la Tierra. 

      En medio de un camino, el que apenas hay vegetación, salvo alguna hierba y un árbol sin hojas, aparece la Sagrada Familia. Jesús, niño de tres o cuatro años, con cabello rubio aparece en el centro, asido por las manos de su padre, uno a cada lado del Niño. La mirada del Niño se eleva, ligeramente, ladeada sobre el manto de María, al sielo. Sobre ella un halo de luz y resplandores nos recuerda su divinidad. Viste una túnica de color ceniza, recogida en un pequeño cínculo que nos deja ver un pie del Niño, que va caminando. María, la Madre, mira llena de ternura al pequeño, mientras le ofrece su mano izquierda, poniendo la derecha sobre el pecho, en actitud de humildad, recordando que ella “es la esclava del Señor”. Viste una túnica roja y un manto azul, además de un transparente velo. Sobre su cabeza, recordando la visión de San Juan en el Apocalipsis una diadema o corona de doce estrellas. San José es un hombre maduro, pero no un anciano, que algunos autores han querido reflejar en sus obras, alejado de una vieja tradición no evangélica que ve en el patriarca un anciano, muy cercano a la muerte. José es un hombre cansado por el camino, preocupado por el Niño, al que da su mano, mientras se agacha e intenta salvar una piedra del camino, ayudado por su bastón, en el que ha florecido la azucena, milagro por el que ha sido elegido esposo de la Virgen María. Viste una túnica de color marrón oscura y se cubre por un manto de un marrón mas claro. Sobre su cabeza un halo redondo, sin adornos, nos recuerda su santidad. 

      Sobre la Sagrada Familia aparece abierto el cielo, en él Dios todopoderoso, mira a su Hijo, con un cetro de rey en su mano y apoyado sobre el orbe, que sostienen tres ángeles, viste una túnica gris muy clara, alrededor de él aparecen más cabezas de ángeles, parece enviar sobre su Hijo, el Niño Jesús, el Espíritu Santo, en forma de paloma, como descenderá el día del Bautismo de Jesús en el Jordan. Por lo que esta obra podría ser tomada como una prefiguracción de aquel momento, el Jordán se transforma en un polvoriento camino, y Juan en María y José como testigos de este instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario